Entradas

noticias cadiz fundacion mujer_0_0_4_1_2

COMUNICADO DE GCEC SOBRE LA GERENCIA DE LA FUNDACIÓN DE LA MUJER

noticias cadiz fundacion mujer_0_0_4_1_2Mediante el presente comunicado, pedimos a la oposición del arco plenario del Excmo. Ayuntamiento de Cádiz que apoye la desestimación de los recursos presentados por los candidatos a la gerencia de la Fundación Municipal de la Mujer y por sus propios grupos, para así poder iniciar un nuevo proceso de selección que permita encontrar a la mejor persona posible para el puesto.

En este sentido, entendemos que los grupos de la oposición no pueden pasar por alto el trabajo técnico y dejar en papel mojado el informe de 14 de enero de 2016, elaborado por el servicio de Personal del Ayuntamiento, en el que se analizaba la adecuación del currículo de cada candidato a los méritos específicos que se exigían en la convocatoria y se concluyó que ninguno de los tres candidatos se adecuaba a los méritos específicos recogidos en las bases.

No hay que entender discriminación alguna en el hecho de que para el puesto de gerencia de la Fundación de la Mujer se consideren fundamentales algunos de los méritos valorables en la convocatoria, como la experiencia profesional, con funciones de planificación, gestión y control en puestos o programas de igualdad o la formación específica a nivel de postgrado en la materia. Este puesto se merece toda la importancia y ni la ley ni la jurisprudencia que hay al respecto obligan a que en un proceso de este tipo haya que elegir forzosamente a uno de los candidatos, se puede concluir que no son idóneos y en este caso creemos que está más que justificado. Además, nos preguntamos si la oposición sería tan benevolente en el caso de que se tratase de otro organismo o de alguna empresa municipal, porque parece que a la formación y la experiencia en este ámbito no le da la importancia que debiera.

La oposición no puede defender que los candidatos sean expertos en igualdad de género, porque definitivamente no es así, y lo hemos podido comprobar tanto en sus expedientes como en el mencionado informe del servicio municipal de Personal. Por tanto, no entendemos que los grupos municipales,  y en especial el Grupo Socialista, al que se le presupone una sensibilidad mayor ante la igualdad de género, pues fue gobernando el PSOE cuando se aprobó la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres, pretendan abocar a la Fundación Municipal de la Mujer a una situación que una vez más reproduce y perpetúa los roles de género de esta sociedad, como sería la de un hombre no experto dirigiendo a un equipo de mujeres expertas, como es el personal de dicho organismo.

Los socialistas de Cádiz podrían cuestionarse también por qué al frente del Instituto Andaluz de la Mujer, organismo de la Junta, que gobierna el PSOE, hay una mujer, así como en cada una de las ocho coordinaciones provinciales de dicho ente. Es más, en todo el equipo directivo del IAM, compuesto por 18 personas, tan sólo hay tres hombres.

Asimismo, ante situaciones como la que se ha generado en este proceso selectivo creemos que se hacen necesarias reflexiones más profundas. Es decir, que también convendría preguntarse por qué ninguna mujer funcionaria del Ayuntamiento se presentó a la selección. Por ejemplo, cada vez que se hacen públicos datos por los que en nuestro país, y a nivel mundial, siguen siendo aún muy pocas las mujeres en cargos de dirección o gerencia, las personas expertas en la materia apuntan a la conciliación como uno de los motivos clave. Y es que las mujeres siguen siendo las que cargan principalmente con las labores de cuidados y por tanto, a veces se hace extremadamente complicado compatibilizar la promoción profesional con la posibilidad de vivir, de ser mujer, amiga, madre, hija, sin renunciar a ser una misma. También sería necesario evaluar si el personal municipal tiene a su alcance las suficientes herramientas en formación en igualdad, y de no ser así, nuestra formación será la primera en defender que se invierta y ponga mayor esfuerzo en mejorar este ámbito.

Por otro lado, según un informe de Eurostat con motivo del Día Internacional de la Mujer de este año 2017, solo el 35 por ciento de los puestos directivos en empresas de la Unión Europea son ocupados por mujeres.  Del total de 7,3 millones cargos de dirección que hay en la UE, 2,6 son mujeres y España ocupa la posición décimo segunda, por debajo del 40%. En este sentido, la responsabilidad de las instituciones públicas es trabajar en facilitar la incorporación de las mujeres a estos puestos, hacerla posible. Por ello, si el propio personal municipal no ha dado de sí a la hora de encontrar una persona idónea para un puesto tan relevante como este, pues no debería cerrarse el proceso escogiendo a una persona no idónea y limitando la posibilidad de encontrar a alguien que verdaderamente sea experta en igualdad. Por tanto, debería abrirse un nuevo proceso no interno.

Entendimos que en 2015 era lógico que, tras tantos años de un tipo de políticas concretas, al entrar un equipo de gobierno nuevo, con otra visión, se abordara el cambio de gerencia. De este modo, el hecho de que la anterior gerente fuese mujer no era óbice para su cambio, puesto que se trata de un cargo de libre designación y los criterios deben ser la adecuación al proyecto institucional. No poníamos problemas a la necesidad de buscar a alguien más acorde con la nueva visión que se quería aportar a la Fundación, al igual que ha ocurrido en otros ámbitos de la gestión municipal sin revuelo alguno, pero ello no varía el hecho de que, en nuestra opinión, evidentemente la mejor persona para ser gerente de un organismo de esta índole es una mujer experta en igualdad.

Finalmente y en este sentido, queríamos resaltar la existencia de la DIRECTIVA 2006/54/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO que se aprobó en julio de 2006 y sería de obligado cumplimiento para España. Trata sobre la Igualdad de trato en lo que se refiere al acceso al empleo, a la formación profesional, a la promoción y a las condiciones de trabajo y en su artículo 14, apartado 2, establece que: “Los Estados miembros podrán disponer, por lo que respecta al acceso al empleo, incluida la formación pertinente, que una diferencia de trato basada en una característica relacionada con el sexo no constituirá discriminación cuando, debido a la naturaleza de las actividades profesionales concretas o al contexto en que se lleven a cabo, dicha característica constituya un requisito profesional esencial y determinante, siempre y cuando su objetivo sea legítimo y el requisito proporcionado”. Directiva que por cierto, votó a favor la eurodiputada del PSOE, Inés Ayala. Con lo cual, no entendemos tanto escándalo cuando se apunta a que la mejor opción para la gerencia de la Fundación sería una mujer, ya que nos parece un requisito legítimo y proporcionado y que además podría encajar dentro del principio jurídico de la buena fe ocupacional.

 

#FundaciónMujerCádiz      #ExpertAGerente