Entradas

Foto de Eulogio García Romero - Festival Flamenco

Un verano cultural para todas

Cádiz ha vuelto a contar este verano 2018 con un amplísimo programa cultural, pero sobre todo, con un programa diverso. Un abanico de actividades, en su mayoría de libre asistencia, que han llevado la cultura a nuevos emplazamientos y han dado espacio y voz a propuestas distintas, menos masivas pero que abarcan públicos diversos en gustos o edades.

Destaca sin duda la celebración del primer Festival Flamenco de Cádiz, una apuesta decidida de la delegación municipal de Cultura que dirige Eva Tubío. Cádiz es cuna del flamenco y necesitaba un gran  evento. Un evento que ha llegado para quedarse y en el que se seguirá poniendo todo el esfuerzo en próximas ediciones para que sea una referencia.

El Festival  trabajó la colaboración público-privada  con colectivos y peñas y la Fundación Cajasol y contó con numerosas actividades abiertas, también formativas. Además, “abrió” nuevos escenarios en enclaves privilegiados, como la candelá flamenca en La Caleta o el espectáculo en el monumento a la Constitución. Esta primera edición ha sido todo un éxito de público, con por ejemplo, más de 1000 personas en la apertura y el cierre y ha demostrado la buena salud del tejido cultural de la ciudad.

La cultura estival tampoco se ha olvidado de extramuros, siguiendo con la iniciativa del pasado año de llevar el flamenco en patios a Los Porches y Tacita de Plata o ampliando la noche del Trofeo con pop-rock y flamenco.

Otras ubicaciones que se han consolidado son el Parque Genovés, con teatro y la novedad del cine con música en vivo, o el ECCO, que está protagonizando una segunda vida con las noches clásicas y las noches abiertas o los talleres donde “aprender a ver el arte”.

Sin olvidar otros hitos del verano como el arraigado Festival de Jazz Cádiz o la intensa programación de Santa Catalina y Baluarte de la Candelaria.

Por último, otra clave ha sido la figura del escritor gaditano Fernando Quiñones, de cuyo adiós se cumplen 20 años, con el apoyo a iniciativas que difunden su obra, como las de la Asociación Amigos de Quiñones en el espacio literario del Baluarte del Orejón o las lecturas musicales.

Eva Tubío y Martín Vila el día de la investidura

Retos: Nueve meses de esfuerzo e ilusión I

Eva Tubío, concejala de Ganar Cádiz en Común delegada de Vivienda, Cultura, Salud y Protección Animal

El tiempo ha pasado volando y, desde luego, hay mucho hecho, pero mucho por hacer. Supongo que recibiremos críticas, positivas y negativas,  pero creo que quienes han seguido la trayectoria de Ganar Cádiz no tendrán dudas del empeño y la dedicación que hemos tenido, y no solo los concejales sino toda la gente de Ganemos que ha estado colaborando en las asambleas, en los grupos y mesas de trabajo, en los planes municipales y en tantas otras faenas.

Quedan meses ilusionantes y, en lo que respecta a las Delegaciones que represento, espero culminar algunas actuaciones como el Plan Local de Salud para toda la ciudad, que está en plena ebullición con los cuatro grupos motores funcionando al unísono. El programa Bajemos a la Calle, una de las propuestas del Plan de Salud que se hizo en La Viña, está próximo a implementarse. Con él, conseguiremos que personas confinadas en su domicilio salgan a la calle con la ayuda de personal especializado, para un paseo, ir a la biblioteca, tomar un café con las amigas…

En Vivienda ya tenemos el Plan, por fin. Ahora estamos con las mesas de participación para limarlo y pulirlo antes de su aprobación definitiva. Estamos al mismo tiempo con las obras de Santa María 10 y Cruz 11, y terminando el proyecto de Dr. Marañón; todas viviendas públicas destinadas al alquiler. También empezaremos a licitar las obras de mejora en el parque público. Por primera vez hay un presupuesto específico para ello, que más allá del mantenimiento, requieren por su antigüedad que se les preste atención. Obras de fachadas, de saneamiento, de bajantes… Reparaciones que tanto necesitan esas viviendas y mejoran la vida de la gente.

Y como retos para estos meses también tenemos que llevar a cabo la propuesta de incentivo al alquiler, con la deducción del 95% del IBI a propietarios que pongan una vivienda en alquiler para las personas inscritas en el registro de demandantes, y del 30% a los que alquilen en general. Además de hacer alojamientos transitorios, licitar suelo para cooperativas en régimen de alquiler, o conseguir que en el futuro PGOU se pueda ampliar la reserva de suelo protegido del 30 al 60%. Son algunas de las metas que recoge el Plan de Vivienda, aunque son muchas y necesitaría todo este boletín para contarlas.

En materia de protección animal, estoy buscando la manera de dejar constituido un Consejo Animalista, que propicie y asegure en un futuro la participación de asociaciones y protectoras. Todas tendrán cabida y del diálogo que sepamos construir conseguiremos que el presupuesto, que por vez primera tiene este Ayuntamiento en bienestar animal, sea lo mejor empleado posible.

En Cultura también contamos ya con el Plan Director y de él empezamos a ver sus frutos. Como el Plan Lector, que contiene medidas como la de biblioteca a domicilio, la creación de clubes de lectura o el impulso a la literatura local y a la lectura en general. También continuaremos con el apoyo al Flamenco, que tiene que durar todo el año más allá de recién estrenado Festival. Asimismo, esperamos como agua de mayo la colección de Los Dioses del Prado, que ya estamos gestionando aunque no veremos hasta 2019. ¿Qué más? Sí. Por ejemplo, continuaremos con el trabajo en colegios e institutos para que sean protagonistas de nuestros festivales como ya se inició con el de Títeres, donde las escuelas hicieron aquella maravillosa cabalgata y la exposición que aún se puede ver en el Museo de las Puertas de Tierra.

En Cultura, al fin y al cabo, buscamos no hacer directamente sino ser meros facilitadores. Me gustaría aumentar la partida de subvenciones que por primera vez se ha dado este año desde la Fundación Municipal a asociaciones culturales y vecinales, y también que pudiéramos ceder más espacios para la autogestión cultural como se ha hecho con el antiguo Club Marte, hoy Espacio Literario Fernando Quiñones.  Podría seguir pero, bueno, espero haber dado unas pinceladas  de cómo me gustaría que fueran los próximos meses. De momento, ¡A seguir trabajando!